Card Football

RESERVA el juego de mesa ONUS!: ROMA vs CARTAGO
De Wiki-juegos
Saltar a: navegación, buscar
Caja de juego de Card Football

Hace ya tiempo, casi un año, andaba yo por Granollers sumido en aquella fantástica experiencia que fue formar parte del jurado del I Concurso de Juegos de la ciudad catalana cuando, de la mano de Oriol Comas, nos acercamos a conocer Homoludicus, la tienda física de Pol y Aidi, nuestros amigos de lapcra.

Allí, entre mares de cajas llenas de piezas que ansiaban ser destroqueladas (qué sería de la escritura sin la retórica), me llamó la atención, como tantos otros, un juego de fútbol americano que se llamaba Card Football, del que apenas sabía nada.

La verdad es que el fútbol americano, desde siempre, como deporte, había provocado en mí cierta curiosidad. Por raro, quizá. Para empezar, ellos llamaban fútbol (sacrílegos) a algo que no tenía nada que ver con mi verdadera pasión innata, el balompié. Y, para continuar, lo cierto es que siempre que había visto un partido de la NFL me había entretenido. Así que, pese a que nunca he sido un fan de este deporte, lo cierto es que siempre he sabido de qué iba y me había interesado sobre él (según rachas de la vida).

Pero, vaya, que estando allí conseguí mantener mi impulso y por allí quedó. Poco después, me informé algo más sobre él y, uno de esos días en los que me encanta ser mujer, entró de forma definitiva en un pedidito. Y eso, a sabiendas de que mi conciencia no sabe (bueno, no sabía) que el football y el rugby (por poner un ejemplo) sólo tienen en común el rollo de las porterías con el pelo largo, el verde del césped y el balón supositorio. Y con esto quiero decir que no era nada improbable que este juego permaneciera en el trastero, guardadito, junto al bidé que quitamos para poner la lavadora en el baño en esa pequeña porción de espacio que ganamos a los 50 metros de mi hipotecada casa.

El caso es que el juego llegó, sano y salvo. Y permaneció guardado un tiempo (todavía se resistía a ser deportado al trastero). Un día conseguí sacarlo a tomar el aire y mi conciencia aceptó. Tardé más en explicarle de qué iba el deporte que en explicarle de qué iba el juego. Pero, oye, todo es empezar... La partida fue normal, no muy satisfactoria (especialmente por su parte). Y volvió a ese rincón que ya parecía suyo, sepultado entre tantas otras cajas poligonales con dibujitos.

Afortunadamente, el paso del tiempo es el mayor aliado de los jugones compulsivos y, tarde o temprano, Júpiter se alinea con Joe Montana y la conciencia acepta una nueva partida. Y, afortunadamente, ese día el juego está a la altura, la partida es magnífica, la conciencia, además, gana, y el juego gana popularidad en la escala del vicio.

Juego Card FootBall

Contenido

El juego

Card Football es un juego peculiar. Empezando por el tema, fútbol americano, continuando con su mecánica, el póker, y siguiendo porque se puede jugar en solitario, uno contra uno (su mejor y principal versión) o, incluso, a cuatro jugadores. Y continuando con que no tiene autor. Vale, eso es mentira. Lo que quiero decir es que, contrariamente a lo que estamos acostrumbrados los eurogames, no tiene autor firmando la obra sino que remite a una empresa: CSE Games. Una partida a dos jugadores suele durar menos de una hora, por lo que no asusta a los menos predispuestos a los juegos largos. Ah, por cierto: está todo en perfecto inglés y la dependiencia del idioma es algo relevante: aunque se entiende en general porque habla de yardas, avances, intercepciones...

La mecánica

Como he comentado, lo más original del juego es intentar reproducir la realidad de un partido de fútbol americano a través del póker. Y lo más brillante es conseguirlo con éxito. Existe un mazo de cartas central que representa un cuarto. Se juegan cuatro cuartos y, por tanto, cuatro vueltas al mazo. Cada jugador tiene que tener al principio de cada nuevo turno 5 cartas en su mano. El objetivo del juego, obviamente, es anotar puntos a la manera del fútbol americano (touchdowns, field goals, conversions). Durante el juego, como durante un partido, cada jugador (cada equipo) puede encontrarse en dos disposiciones: como atacante o como defensor.

La misión del atacante, como en el deporte, es ir avanzando hacia la End Zone. Si no consigue avanzar 10 yardas en 4 intentos (downs), pierde la posesión. La misión del defensor, como en el deporte, es ir conteniendo el ataque rival hasta obligarle a perder la posesión, evitar que anote e, incluso, intentar recuperar la posesión mediante intercepciones o un fumble.

Para resolver cada ataque, se utiliza una variante del Póker denominada "war", si no recuerdo mal. Consiste en jugar manos simultáneas en las que la mejor mano gana. Y entiéndase como mano una carta individual (la mayor gana a la menor), una pareja que gana a una carta individual, un trío, una escalera, un color...

Aunque no lo haya dicho aún, es entendible que cada carta es, a la postre, una carta de póker. Eso sí, cada carta, además, tiene ciertas características propias (defensivas y ofensivas) que se aplican sólo en el caso de que el poseedor de esa carta haya ganado la mano.

Así que, el jugador que actúa como atacante tiene como objetivo ir avanzando yardas e intentar lograr puntuar y, para ello, va jugando las cartas que cree más apropiadas. Y el defensor intenta lo contrario.

Estrategia

Pero el juego tiene mucha miga. No es sólo cuestión de suerte y de las cartas que toquen. ¿Por qué? Porque, amigos, esto es el póker. Si consigues ligar buenas manos, conseguirás hilar buenas jugadas. Así que, muchas veces, hay que saber jugar a perder para conseguir vaciar la mano y ligar parejas, tríos o "power hands" (manos que otorgan puntos de forma directa: escalera de color, etc.). Ah, y los tiempos muertos. Cada jugador tiene 3 por cuarto más los extras que se pueden dar cuando se acaba el segundo cuarto y cuando está llegando a su fin el partido. En un tiempo muerto, un jugador puede descartarse hasta de dos cartas y robar otras, por lo que son vitales para deshacerse de eso que uno no quiere y buscar la jugada ganadora.

Las sensaciones

Lo mejor que tiene, para mi gusto, este Card Football, es haber conseguido de forma brillante recrear las sensaciones de estar en medio de un partido de fútbol. Puede resultar raro desde fuera y pensando en que, en el fondo, estás jugano al póker, pero es cierto. Lo han hecho. Estás todo el rato pensando en avanzar yardas, en la angustia de ir agotando downs, en decidir la mejor estrategia y pensar lo que estará pensando tácticamente tu rival (hay riesgo de intercepciones y fumble...), en ver cómo el reloj se agota (el mazo) y hay que ir pidiendo tiempos muertos para parar el crono o hacer que vaya más rápido...

Los materiales

Otro aspecto absolutamente brillante. Un juego que merece un diez en este aspecto. Las cartas tienen un diseño muy práctico y suficientemente bonito. El tablero es espectacular, de calidad sobresaliente y de diseño fantástico (imantado, incluso, por los laterales, para que puedas poner una figura con imán que representa al árbitro que va señalando las yardas), un par de dados propios, un marcador sorprendente, unas instrucciones claras, una ayuda, unas cartas especiales con más ayuda... y unas fichas que sirven para introducir más miga en el juego: jugadores con habilidades especiales que aumentan la eficacia de una jugada exitosa e, incluso, que pueden ser apostadas en otra de las variantes oficiales del juego.

Conclusiones

Card Football es un juego que me encanta. Así de claro. Obviamente, está muy supeditado al interés que suscite el fútbol americano en los jugadores aunque, con paciencia e interés, la mecánica es tan buena que puede gustar a cualquiera siempre que se tenga paciencia en las explicaciones y ganas por la otra parte. Creo que es aire fresco para este mundillo (hay otro de la misma compañía pero de Hockey sobre hielo) y aporta muchas novedades, además de conseguir llevar al tablero un juego deportivo. Hay azar, claro. Es lo que tienen las cartas robadas de un mazo. Pero es parte del póker. A cambio, se gana en control con respecto al popular juego de cartas ya que influyen muchas más variables. El precio es bueno y, bajo mi punto de vista, es una alternativa para aquellos que buscan algo distinto.

No sé la razón pero hoy me ha dado por coger la cámara y grabar un pequeño vídeo con los componentes. Por si os puede servir de algo. Echadle un ojo.

Fuente: Blog QueVicio



RESERVA el JUEGO ONUS!