Karakuri

RESERVA el juego de mesa ONUS!: ROMA vs CARTAGO
De Wiki-juegos
Saltar a: navegación, buscar
Karakurihex.png
Las Karakuri son unidades militares robóticas autónomas. Por sus especiales características son consideradas tropas de asalto multi-propósito, ejerciendo, además, labores de supresión de revueltas y anti-motines en las convulsas regiones niponas de Yu Jing. Como tropa de choque, su misión es ejecutar ataques en las áreas más peligrosas del frente de batalla, moviéndose imperturbables entre el fuego cruzado, ignorando el daño e infundiendo el terror en el enemigo con su imparable avance.


El Programa Karakuri fue el gran desafío de la industria nipona. El estandarte, el mascarón de proa de la capacidad innovadora de las empresas tecnológicas japonesas dentro del entramado industrial de Yu Jing. El reto era diseñar una unidad remota de combate más ágil y resistente, con una inteligencia artificial lo suficientemente desarrollada como para no precisar un operador de campo. El Programa fue bautizado “Karakuri” porque ése era el nombre que recibían las muñecas autómatas japonesas de los siglos XVIII y XIX. Estas marionetas mecánicas, de gran belleza y precisión técnica, tenían la función de sorprender y entretener a sus espectadores gracias a los movimientos de sus mecanismos ocultos. Al igual que sus homónimas, las Karakuri actuales son un deslumbrante prodigio tecnológico. Una nueva etapa en el progreso evolutivo de las máquinas de guerra. Las Karakuri modernas también han sido diseñadas para sorprender. Disponen de un arsenal invisible, escondido en compartimentos disimulados por todo su cuerpo: desde un proyectil Antitanque a una pistola, con un paquete de explosivo plástico para su autodestrucción como traca final. Todos sus sistemas y armas han sido miniaturizados, compactados y ensamblados aspirando a la máxima reducción volumétrica. El resultado es una criatura androide ultrasofisticada, híbrido de mujer y máquina. Con su esqueleto metálico reforzado, coraza blindada, cintura de avispa, piernas largas, la placa facial inexpresiva y su panoplia de armamento oculto, las Karakuri resultan más temibles que hermosas, la pesadilla erótica de cualquier ciborg de combate.
Karakurisceneweb.jpg

Véase también



RESERVA el JUEGO ONUS!